Historia sobre Síndrome de Stevens-Johnson , Diabetes.

Soy especial, una en un millón

17/10/2017

Por: Karen

Año de diagnóstico: 2009


Hace 8 años tuve la peor experiencia de mi vida, es por ello que quisiera hacer conciencia sobre la importancia de cuidar los medicamentos que tomamos y atender las primeras señales de alergias.

Yo soy una STJ survivor, es decir, sobreviví al Sindrome de Steven Johnson. Esta terrible enfermedad aqueja a uno en un millón. Yo estaba enferma de la garganta, con infección común y resfriado, mi doctor familiar de la farmacia me recetó Cefuroxima inyectada e Iboprofeno, a los dos días de recbir ese tratamiento, me fui sintiendo cada vez peor con nuevos síntomas, como inflamación de cara (labios principalmente), conjuntivitis aguda, inflamación y enrojecimiento de extremidades. En urgencias me dijeron que me estaba intoxicando por lo que me atendieron para dicho padecimiento; sin embargo, en cuestión de horas yo empeoraba: se me rompieron los labios, no podría ver, tenía manchas y ulceras colgando de mi piel, y sangrado interno. Me internaron, pero no tenía ningún avance, los médicos de ese hospital no conocían este padecimiento y todo lo que hacían era inútil o peor. Cuando estaba en agonía, mi familia decidió buscar otros doctores, y así fue como encontraron al Dr. Javier Pineda Mancilla, especialista interno que que conocía la enfermedad. Fui trasladada con mucho dolor al Angeles de Lidavista, donde me brindó el veredicto de que yo tenía STJ y que me quedaban pocas horas de vida. Lo último que recuerdo son las palabras del doctor: “Karen, sigue conmigo, no te duermas, te prometo que a partir de este momento no vas a volver a sentir dolor”. Y así fue, no supe de mi, hasta que un día, escuché la voz de mi ahora esposo, que me platicaba algunas cosas, no podía moverme, ni ver, ni hablar; ahora sé que estaba en un cuarto especial de terapia intensiva para quemados, una cama especial, la gente no podía acercarse a mi más que con trajes especiales y perfectamente estériles, no podía recibir más que una visita de cinco minutos; tenía ámpulas enormes colgando de mi cuerpo, desde la cabeza hasta los pies. Seguía en peligro de muerte, pero al menos ya había despertado de la inconsciencia, eso era una buena señal. No miento, hubo momentos en que si estuve en otra dimensión, no sé si morí y regresé o era tanto el dolor que deliraba. Solo sé que me aferre a vivir, que le pedí a Dios que me diera otra oportunidad y luché con todas mis fuerzas, con la mente, con el espíritu y con el corazón, pues sabía que aunque mi cuerpo ya no podía, todo lo demás si. Y así fue, un milagro patente que ninguno de los especialistas que me atendieron pueden explicar y aceptan como tal. Dios que me comenzó a sanar; cuando nadie me daba esperanza, yo tomé Su Mano, en 5 días estaba en terapia intermedia y posteriormente pude abrir los ojos y ver. Mi cuerpo estaba curándose, todos esperaban que perdiera la vista, inclusive, habían pedido injertos de piel y estaban planeando mis múltiples cirugías de algunos órganos dañados. Nada fue necesario. Estoy entera, si, con algunos padecimiento del sistema inmune, pero viva y con toda mi capacidad.

Pero, ¿qué es el Sindrome de Steven Johnson? Es el eritema multiforme mayor, o sea, la más grave de sus manifestaciones. La forma más grave es causada generalmente por reacciones a medicamentos, en lugar de infecciones. Es una variante severa del eritema multiforme, consistente en una reacción de hipersensibilización que afecta la piel y las membranas mucosas. Adicionalmente, pueden quedar implicados algunos otros órganos. El síndrome de Stevens-Johnson y la necrólisis epidérmica tóxica tienen tasas altas de mortalidad. En resumen es un padecimiento toxicológico que se manifiesta como si te quemaras de dentro hacia afuera.

Es una enfermedad que no es común, por lo que pocos son los médicos que saben diagnosticarla y atenderla; se agudiza tan rápido que una mala atención o desconocimiento puede ser mortal o traer daños irreversibles .

Mi intención es hacer consciencia de la NO auto-medicación, de que si alguien tiene alguno de estos síntomas se atienda urgentemente y que se sepa que este síndrome existe y también para todas aquellas persona que lo padecen o padecieron, sepan que se puede salir adelante. Yo soy una en un millón, mi experiencia fue terrible, traumática pero volví a nacer y tuve la oportunidad de tener una vida diferente, la clave es tener F
Historia sobre Síndrome de Stevens-Johnson

¿Conoces a alguien que debería leer esta historia? Compártela

0 comentarios

Entrar o registro dejar un comentario


Una entrevista sobre Síndrome de Stevens-Johnson

Ver entrevista


Trabajar con Síndrome de Stevens-Johnson

¿Pueden trabajar las personas con Síndrome de Stevens-Johnson? ¿En qué...

Sinónimos de Síndrome de Stevens-Johnson

Sinónimos de Síndrome de Stevens-Johnson. Otros nombres de Síndrome de...

Tratamiento natural del Síndrome de Stevens-Johnson

¿Existe algún tratamiento natural para el Síndrome de Stevens-Johnson?

Síndrome de Stevens-Johnson y depresión

Síndrome de Stevens-Johnson y depresión. ¿El Síndrome de Stevens-Johns...

¿El Síndrome de Stevens-Johnson es contagioso?

¿El Síndrome de Stevens-Johnson es contagioso?

Pronóstico del Síndrome de Stevens-Johnson

Pronóstico del Síndrome de Stevens-Johnson

¿Tengo Síndrome de Stevens-Johnson?

¿Cómo saber si tengo Síndrome de Stevens-Johnson?

Vivir con Síndrome de Stevens-Johnson

¿Cómo vivir con Síndrome de Stevens-Johnson? ¿Se puede ser feliz con S...